fbpx

Cómo aprender rápido al estilo multipotencial

Ya os he contado antes en este blog lo que es un multipotencial, y que una de sus principales características es el aprendizaje acelerado.

¿Pero qué hace a un multipotencial aprender tan rápido? ¿Qué diferencias hay en su metodología de aprendizaje natural con respecto a la del resto? Personalmente, tengo mi propia teoría que implica las inteligencias múltiples y los estilos de aprendizaje, pero como digo en algunos de mis vídeos, lo interesante del paradigma de la multipotencialidad es que se puede aplicar también a otro tipo de perfiles. El proceso puede desmembrarse, estudiarse, y aprenderse. Por eso hoy os traigo algunos de los puntos clave del aprendizaje acelerado.

1. Encuentra la esencia

El problema que tiene la mayoría a la hora de aprender es que no es consciente de que aunque las piezas de un puzzle tienen todas el mismo tamaño, no todas son igual de importantes. Con la información y estructura de un área o habilidad ocurre lo mismo.

Hay piezas de información que establecen el esqueleto principal de todo lo demás (lo que en las teorías se denominan «axiomas») y los multipotenciales somos muy buenos detectándolas.

Eso nos hace aprender de una manera efectiva de forma natural, ya que en lugar de hacerlo de forma lineal (punto 1, 2, 3…) lo hacemos de manera parecida al juego del buscaminas. La diferencia es que en este caso, el objetivo es encontrarlas en lugar de esquivarlas.

Lanzamos un “bombardeo” aleatorio o motivados por nuestra propia curiosidad, y a partir de ahí, trabajamos en espiral sin analizar demasiado, hasta dar con uno de esos axiomas. Una vez lo tenemos, lo estudiamos, comprendemos, y reconstruimos la espiral en sentido contrario como si hubiesemos hecho nosotros el descubrimiento.

Esto puede dar lugar a nuevas reinterpretaciones de esa teoría o a nuevos descubrimientos que, otra persona que simplemente hubiese absorbido la información, no hallaría.

2. Mezcla la plastilina

Imagina las ideas como si fuesen pequeñas bolas de plastilina que se disuelve al contacto con el aire. Si cometemos el error de dejarlas sueltas, estas acabarían desapareciendo.

Lo ideal sería ir apelotonando unas con otras, creando una super bola cuyo contacto con el aire solo estuviese en la parte externa, pero cuyo interior estuviese tan bien protegido que se fuese solidificando poco a poco. Esto es precisamente lo que ocurre con el conocimiento.

Cuando combinamos las nuevas ideas aprendidas con lo que ya sabemos es mucho más dificil olvidarlas. Es como si nuestros conocimientos establecisen un contrato entre ellos.

Los multipotenciales solemos aprender nuevas cosas motivados por un subtema interno que a veces no conocemos de forma consciente, pero que está ahí. Esto nos permite encontrar de forma instintiva conexiones entre áreas aparentemente alejadas.

3. Descuartiza las ideas

A excepción de los axiomas, el resto de conocimientos puede dividirse en piezas más pequeñas.

Es imprescindible saber enfocarse en cada una de esas piezas o pasos para analizar su naturaleza y ver su relación con el contexto. Sobre todo porque eso nos permitirá posteriormente ordenarlas y enfrentarnos a ellas en función de nuestras necesidades.

Por ejemplo, cuando estudiaba magia por mi cuenta descubrí todo un submundo relacionado con los juegos visuales (apariciones de cartas, cambios de color, etc.). Pero un día me topé con un movimiento extremadamente complicado: había que realizarlo a una sola mano, con una presión diferente en cada dedo y en un orden concreto. Me pasé semanas simplemente intentando realizarlo todo de golpe, pero fue realmente imposible. Así que me dediqué a estudiar cada una de las fases del movimiento. Para poder realizar el movimiento completo de la mano, tuve que estudiar primero el orden en el que participaba cada uno de los dedos. Después tuve que comprender la fuerza que aplicaba individualmente a cada dedo, y una vez me enfoqué únicamente en eso descubrí que mi problema estaba concretamente en la poca fuerza que tenía en mi dedo meñique.

Así que busqué ejercicios para magos para entrenar el dedo, como si estuviese en un gimnasio. Resolví el problema y reconstruí la habilidad en sentido contrario. Ahora no solo es uno de los movimientos con el que realizo algunos de mis mejores trucos frente al público, sino que ese control que adquirí en los dedos de forma individual me permitieron mejorar de manera exponencial en todos los demás.

No fue hasta que diseccioné el aprendizaje en fases y trabajé cada una de ellas de forma individual cuando encontré la raíz del problema que me impedía avanzar.

4. Saborea el salchichón

Si ya es importante diseccionar los conocimientos que quieres aprender, más importante es ordenarlos y abordarlos uno a uno.

Mi padre siempre me decía de pequeño que no podía comerme un salchichón de golpe, sino que debía cortarlo en rodajas y masticar cada una de ellas antes de tragarlas. Me contó tantas veces su “teoría del salchichón” que acabé cogiendole coraje, pero que razón tenía el jodío. Los conocimientos se pueden ordenar por fases o necesidades.

Por ejemplo, para empezar a manejar Photoshop necesitas: aprender las herramientas básicas, el funcionamiento de las capas, cómo hacer selecciones y los ajustes principales con los que editar una imagen.

Una manera lógica de ordenarlo sería empezar por los ajustes principales, pues puedes aplicarlos de forma general sin necesidad de hacer selecciones o crear capas nuevas. Luego podrías aprender el funcionamiento de las capas para hacer esos ajustes algo más finos o editables. Después podrías aprender a hacer selecciones para aplicar los ajustes de forma local a partes de la imagen y de ahí saltar a las herramientas de selección, dibujo, clonado, etc.

Encuentras la esencia, diseccionas, ordenas, abordas las piezas una a una y de ahí a dominar el mundo.

5. Limita la teoría

La teoría puede volverse infinita, especialmente si navegas por las conexiones entre una disciplina y otra, así que ponle freno y aprende únicamente aquello que puedas aplicar con el nivel que tengas en ese momento.

Piensa que el tiempo que pierdes estudiando algo que no puedes aplicar es tiempo que podrías estar invirtiendo en afianzar lo aprendido con la práctica.

Divide el conocimiento en fases, ordenalas en funcion de tu nivel y estudia aquello que puedas practicar en ese mismo instante. Cuando lo domines, a la fase 2.

Esta es una de las razones por las que no entiendo cómo en las universidades concentran las prácticas en los últimos meses del último año. No tiene ningún sentido.

Cuando hice la carrera de Magisterio, tuve la suerte de hacer unas prácticas de introducción de 2 semanas en primer curso. Si no llega a ser por esas prácticas me habría costado 3 años de mi vida descubrir que me encanta la enseñanza pero que odio a los niños con toda mi alma. Eso me permitió centrarme en el segundo año en todo lo relacionado con didáctica y comunicación, que era lo que realmente me interesaba, pero sobre todo a desechar ideas erróneas como la de convertirme en maestro de primaria. Pobres niños si eso llega a pasar.

6. Ponte el bañador

Nadie aprende a nadar sin meterse en el agua. Aplica ese principio a TODO. De nada sirve la teoría si no te lanzas a la práctica.

La información no se retiene repitiéndola delante de un libro como un papagayo, sino aplicándola.

Nunca había entendido para qué carajo servía el máximo común denominador y el mínimo común múltiplo hasta que los usé en algunos de los ajustes en postproducción de efectos visuales, o el movimiento pendular hasta que descubrí que era el principio que hacia posible muchos de los movimientos de Break Dance, o los principios físicos relacionados con los centros de masas hasta que vi que, gracias a ellos, podía equilibrar mi steadycam en un tiempo récord.

Aplica el conocimiento a la práctica.

7. Aprende, apunta, dispara

Si la práctica es poderosa imagina el hecho de aplicar tus nuevos conocimientos a la vida real. Este es uno de los pasos más importantes, pues ayuda a darle un valor real a lo aprendido.

El problema que nos encontramos en la escuela es que la práctica se reduce a ejercicios sin sentido. Por ejemplo, recuerdo muchos de los ejercicios de dibujo técnico en los que había que proyectar las distintas vistas de un objeto, o algunos en los que había que representar una habitación en perspectiva a 3 puntos de fuga. Eran ejercicios prácticos, sí, pero nunca les di un valor real hasta que usé esas mismas técnicas en mis fotomontajes para determinar, por ejemplo, la escala de un objeto en un entorno creado desde 0, o la distancia y suavidad que debían tener sus sombras teniendo en cuenta la iluminación de la escena.

Así que en el momento en el que aprendas nueva información, apúnta hacia mundo real y dispárala. Resuelve problemas con lo aprendido, aplícalo.

8. Enamórala

Por muy rápido que aprendas, no importa cuanta información consumas sino cuanta eres capaz de retener. Así que haz que se quede.

Para esto existen multiples técnicas de memorización, pero en esencia todas se basan en reutilizar la información aprendida.

Piensa en el aprendizaje como un globo. Esos que inflamos a pulmon en los cumpleaños de los niños. Cuando lo empujas hacia arriba tarda en caer, ¿verdad? Nuestra memoria funciona un poco igual, con la diferencia de que cada vez que levantas el globo este cae mas lentamente que la anterior. Mientras más veces lo levantas, más lento cae, hasta el punto de quedarse flotando para siempre.

Los multipotenciales repasamos de manera natural casi todo lo que aprendemos en la vida, especialmente cuando aprendemos algo nuevo completamente distinto. Esto ocurre porque de forma natural conectamos nuestros conocimientos de distintas disciplinas, y para eso tenemos que analizar y comparar lo nuevo con lo viejo. Así que cada vez que accedemos a nueva información quitamos el polvo a la vieja, y eso afianza nuestros conocimientos.

Conclusiones

  • Busca los axiomas y construye sobre ellos.
  • Conecta esos axiomas con los conocimientos que ya tienes.
  • Disecciona la información en fases, pasos o etapas que puedas abordar.
  • Ordena esas etapas siguiendo un orden coherente.
  • Limita la teoría.
  • Lánzate a la práctica tan pronto como puedas.
  • Aplica la práctica a un problema en el mundo real.
  • Repasa la información conectando lo que aprendes con los conocimientos que ya tienes (el paso 2, vamos).

En definitiva, este proceso no es más que el estudio en profundidad de las 4 fases del aprendizaje según el modelo de Kold, que te recuerdo que puedes leer en este otro articulo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Nekodificador
Nekodificador

Creativo audiovisual, comunicador y creador de contenido.

2 respuestas

  1. Aqui me tienes escuchando una de tus playlists y apreciando este articulo. Como escribes tio… Le has puesto palabras a lo que “siento”. Me siento super identificado contigo y con lo que dices en este post. Me sentia frustrado al no poderme centrar en una sola cosa. Iba saltando de una cosa a otra. Pero si lo miro “desde fuera” ve que todo esta relacionado. Hago todo lo relacionado con la comunicación, especialmente la visual. Desde niño he sido un cinéfilo enfermo, me encantaba la biologia, los documentales y los animales (esto si que es mas random). Al acabar bachillerato hice un ciclo de infromática, se me daba bien arreglar mi PC cuando se estropeaba, me interesaba todo los del hacking. Pero en mis tiempos libres (si no estaba mirando pelis y series), dibujaba (mas que dibujar, copiaba dibujos (animales, pokemons, personajes de anime…) y miraba videos de speedarts de Photoshop. Me fascinaba Photoshop, por lo que estube muchos meses intentando descargarlo (tenia alrededor de 15 años) hasta que lo conseguí. Aprendí lo básico pero mi PC era una mierda y petaba hasta que me harté y lo dejé. No volví a tocar Photoshop en un año. Tambien me obsesioné un tiempo con el monatje de videos y aprendí a editar. Bueno, haciendo el ciclo de infromática descubrí la fotografía (fue accidentalmente, un dia me dio por coger el mobil e ir a la playa a hacer fotos). Me salió un fotón que aun a dia de hoy considero una muy buena foto. Fue suerte, pero es lo que me motivó a seguir con la fotografía. Esos meses me emborraché a tutoriales y cursos de fotografia, aprendí de todo, composicion, iluminación, etc. Primero empeze con la de paisaje y ahora me aburre bastante, por lo que hago mas retratos y fotomontajes. Paralelamente descubrí que lo de hacer informática fue un error, pero la programación me gustaba bastante. Sobretodo el desarrollo web. Asi que decidi acabar el ciclo. Luego me decidi a hacer el Grado Multimedia ya que se hace de todo un poco que es lo que yo queria. Fue aqui que descubrí el diseño grafico, la arquitectura de la infromación, la creación de guiones, interfaz de usuario, identidad visual… También me introducí al 3D (con Maya, pff…) y ahora mi plan para este verano es meterme de lleno con Cinema 4D. Este ultimo año le he estado dando a la composición con After Effects (tambien al Motion Graphics). Y paralelamente a esto he mejorado muchisimo con Photoshop y ahora me veo capaz de lo que sea… Mi plan ahora es empezar a compartir lo qe hago en instagram. He abierto una cuenta para subir cosas random que haga de diseño grafico, animación, videoclips, 3D… Pero la cuanta seria sera la que subire fotomontajes (fusionados con animacion/movimineot y, tal vez, 3D). Es en lo que mas cómodo me siento y en lo que puedo transmitir mejor las ideas.

    Me estan saliendo varios trabajos de diseño grafico, web, logotipos, videoclips y fotografia. Me he dado cuenta que en las diversas fases de obsesion en ambitos diferentes se complementan y tengo una vision más global y abierta a la hora de afrontar problemas. Ultimamente me estoy obsesionando bastante con la teoria del arte (perspectiva, color, etc.). Y no he mencionado otras cosas en as que me he obsesionado, por ejemplo con el SEO. Tuve una web/tienda y mi plan era ganar dinero. Aprendi un huevo de SEO aunque la web fracasó totalmente XD. Creo que en un futuro me decantaré por la dirección de arte, porque uno de mis fuertes es la creatividad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Oye, que este sitio usa cookies de esas. Vaya, como todos... pero pa' que lo sepas.